Translate

8 de octubre de 2017

La posiblidad de cambiar el destino a través de la ficción en "La noche boca arriba" de Cortázar y "El Sur" de Borges.

“La noche boca arriba” de Julio Cortázar y “El Sur” de Jorge Luis Borges son dos relatos similares que, utilizando diferentes recursos, toman mundos completamente diferentes para fusionarlos en función al cambio del destino.
En primer lugar, ambos textos presentan a un personaje y a su otro. En el caso de Cortázar, hay un hombre moderno, en un mundo de motocicletas, luces y comercios, que sufre un accidente y despierta en un hospital, donde, mediante sueños, que son cada vez menos sueños, conoce a su doble moteca, durante las guerras floridas precolombinas. El pasaje de un mundo a otro se da a través de estos sueños que van volviéndose cada vez más reales, más tangibles, con la presencia de olores, sonidos, sensaciones.
En el caso de “El Sur”, se presenta a un hombre que en 1939 sufre una septicemia que lo lleva, de a poco, a alejarse de la realidad de su época, adentrándose cada vez más en el pasado a medida que se va acercando al sur, más específicamente a fines del siglo XVIII. Borges utiliza, al igual que Cortázar, las imágenes sensoriales, pero hace hincapié en los pequeños detalles que diferencian las épocas. Por ejemplo, el coche de plaza que lleva a Dahlmann a Constitución en pleno siglo XX, cuando ya existían los automóviles, o las frases ambiguas, que parecen no tener que ver a simple vista, pero tienen un gran significado a la hora del análisis:
"[...] y era como si a un tiempo fuera dos hombres [...]"

En segundo lugar, la focalización en tercera persona en “La noche boca arriba” no nos permite saber más que lo que sabe el personaje, por lo tanto, genera en el lector una sensación de ambigüedad y de mezcla entre ambos mundos, que a medida que el texto avanza, se va esclareciendo, al igual que los sueños del personaje. En el otro relato, sucede lo contrario: en vez de desenmarañarse a medida que avanza, la frase del final no nos permite dejar el cuento seguros de los hechos que acabamos de leer, ya que utiliza los tiempos verbales como herramienta principal:
"[...] si él, entonces, hubiera podido elegir o soñar su muerte, ésta es la muerte que hubiera elegido o soñado. Dahlmann empuña con firmeza el cuchillo[...]"

Esto deja al lector con una sensación de enigma distinta a la que genera Cortázar, ya que, ni siquiera finalizado el texto tenemos una respuesta certera de lo que leímos. Nos quedamos con esta paradoja y los diferentes destinos que pudo haber tenido Dahlmann.
            Por último, ambos autores utilizan los mismos procedimientos: las analogías, como la del final de “La noche boca arriba” entre el mundo del moteca y el del hombre del sanatorio, y las imágenes sensoriales que están presentes constantemente en ambos relatos. Sin embargo, mientras que Cortázar se queda en esos dos recursos, Borges utiliza todos los que puede, enriqueciendo el texto y los debates filosóficos sobre el tiempo y la muerte que nos genera la narración. Los anacronismos que presenta al describir una ciudad más antigua al año en el que tiene el accidente y los intertextos, relacionados con su linaje germánico, en el caso de la traducción alemana de Las mil y una noches, y su linaje criollo, en el caso del Martín Fierro, van situando a la historia en los diferentes tiempos y lugares, y dejan ciertas pistas para el descubrimiento de la trama.
En definitiva, ambos relatos pueden parecer muy similares pero mientras que “La noche boca arriba” es, quizá, más lineal y simple, Borges refleja mucho de sí mismo en “El Sur”, lo personaliza y complejiza con pequeñas piezas que de a poco van encastrando, pero al final nos encontramos con que no existe la certeza absoluta que intentábamos encontrar. Los dos personajes, el motociclista y Dahlmann, cambian su destino, sus accidentes, por otros completamente diferentes.

31 de agosto de 2017

La focalización en El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Stevenson y Mary Reilly de Frears.

La focalización es el punto de vista, ángulo o perspectiva que se toma en la narración para observar el suceso de los hechos, los personajes y la trama.
El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde de R. L. Stevenson fue escrito en 1886. En 1996, Stephen Frears dirigió la película Mary Reilly, basada en el libro del mismo nombre que, a su vez, partió desde la novela de Stevenson. Ambas historias, toman diferentes puntos de vista, diferentes focalizaciones y esto, por más que partan desde la misma idea, cambia completamente el propósito de la historia.
En primer lugar, el libro de Stevenson está dividido en tres partes, con tres focalizaciones diferentes: Utterson, Lanyon y el propio Henry Jekyll. El abogado nos cuenta la historia desde dentro, es decir, con una focalización interna y múltiple pero en tercera persona, siempre pegándose al punto de vista de Utterson:

"Utterson no pudo reprimir un suspiro y exclamó:
–Así será, lo prometo."

La segunda parte es una carta con un narrador deficiente, o sea Lanyon. La tercera y última es la confesión final de Jekyll, narrada por el protagonista. Todos los hechos del libro pasan por Utterson, ya que nosotros tomamos su lugar y nos enteramos de los hechos al mismo tiempo que él.
         En cambio la película, está contada desde el punto de vista de Mary, sirviente del doctor Henry Jekyll, quien presencia a lo largo del film los cambios que él atraviesa y su relación con Edward Hyde. La estructura está basada en el paralelismo entre el doctor, a quien Mary estima muchísimo, y su padre, quien tenía problemas de alcoholismo. La historia no tiene tanto del género policial como lo tiene el libro, debido a que no nos vamos adentrando poco a poco en la historia, sino que hay un momento puntual y final de revelación, sin más explicación.
Poster de la película Mary Reilly.

        De la misma manera, puede analizarse el efecto que cada texto produce desde su focalización. En el caso del libro, se relaciona más con un género policial que abre ciertos debates sobre la maldad, la culpa, es decir, más filosóficos. Por el contrario, la película, desde el paralelismo, lo que muestra es una historia más conectada con el sentimiento, con el amor, con el romanticismo.
           Por ejemplo, el suicidio de Edward Hyde y Henry Jekyll en el libro, no es analizado exhaustivamente, sino que, es un hecho más de la narración, no es la muerte del personaje, ya que luego regresa a la trama:
"En el centro de la habitación yacía el cuerpo de un hombre dolorosamente contorsionado y palpitante aún.[...] se encontraron con la cara de Edward Hyde."

Mientras que, en la película, los encuadres, el ángulo picado del personaje mientras muere, la imagen estrictamente visual de su cuerpo mutando, la cara de Mary, los sonidos y gritos, lo hacen más dramático e incluso más romántico.
            Por último, ambos textos comparten el análisis, desde distintos puntos de vista, que se hace del otro, de Hyde. Tanto en el libro con en la película, Mr. Hyde es un hombre que no puede describirse. Sin embargo, la imagen del film le quita peso a lo que la palabra inefable significa en la novela:
"No es fácil describirlo.[...] No, señor; me es imposible poner nada en claro; me es imposible definirlo."

Además, al tener un fin comercial y una trama volcada al amor, la película nos vende un Hyde distinto, rebelde y para nada repugnante.
Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

            En definitiva, la focalización define, tanto la información que posee el receptor de la historia, como el efecto que esta produce en el mismo. Mientras que Stevenson nos produce intriga y misterio (y hasta ciertos debates sobre nosotros y nuestro “otro”), la película hace que nos compadezcamos de Mary y nos transmite lo mismo que una película de amor colmada de clichés, en las que la mujer sufre y el hombre malo está allí para salvarla. En pocas palabras, el punto de vista narrativo define género, personajes e interés del lector y es, definitivamente, el elemento más importante a la hora de adentrarse en cualquier historia.

3 de julio de 2017

La relación entre el pueblo de Güllen y Alfred Ill, en La Visita de la Vieja Dama.

El grotesco aparece en el teatro durante el Romanticismo. Mezcla la comedia y la tragedia, influenciado por el contexto en el que surge: guerras, cultura de consumo y el encuentro del hombre con su mortalidad, relacionado con la desaparición de Dios. No comparte los valores de la tragedia griega. Sin embargo, sí comparten rasgos de su estructura y ciertas características de los personajes.
A lo largo de este ensayo, se analizará la obra La Visita de la Vieja Dama de Friedrich Dürrenmatt. Más concretamente, la relación del personaje Alfred Ill con el pueblo de Güllen.
En primer lugar, al comienzo de la obra, Alfred Ill es el ciudadano más prometedor del pueblo, quien, mediante su relación de amistad en la adolescencia con Klara, va a sacar a Güllen de la miseria, convenciendo a la millonaria para que invierta y ayude a su pueblo natal. Además, será el próximo alcalde de la localidad, debido a su popularidad y cercanía con la gente:
Alcalde: “Mi estimado Ill, hace tiempo que es usted la personas más popular de Güllen […] Acordamos proponerlo a usted como mi sucesor”.

Ill es venerado de la misma manera que el héroe griego clásico: él salvará a los ciudadanos del mal o problema que atraviesan. A su vez, los habitantes de Güllen se identifican con él, se ven en él. En el primer acto, otra de las similitudes con el teatro griego es la utilización de la máscara social, la cual, a diferencia de Klara, Ill utiliza frente al pueblo, que funciona como coro.
En segundo lugar, cuando se conoce el error cometido por Ill y la oferta de Klara, el pueblo, al comienzo, está a favor suyo y califica el deseo de venganza de ella como pagano. No obstante, luego comienzan a contradecirse con sus actos, demostrando que la defensa a Ill es una máscara social, devenida en grotesco, para ocultar la verdadera miseria que Güllen atraviesa:
Ill: “¿Cómo habéis podido comprarlos? […] ¿Cómo es que de pronto tenéis crédito en las tiendas? […] ¿Con qué pensáis pagar?”

También, el cambio brusco en el pensamiento del pueblo se relaciona con la oposición individuo-masa: ninguno se puso a pensar en la vida de Ill, ya que, sin expresarlo, todos saben que alguien lo matará tarde o temprano y ellos podrán pagar lo que deben. Al final del segundo acto, en el que Ill lucha frente a su destino, esta oposición suya con el pueblo se da literalmente en la estación de tren: mientras él quiere huir, los güllenses lo detienen.
Por último, Ill reconoce su error y acepta su destino. Al igual que el héroe griego, emprende un camino de aceptación a lo largo de la obra:
Ill: “[…] Ahora ustedes tienen que ser mis jueces. Me someteré a vuestra sentencia, sea cual sea […]”.

A pesar de esto, él quiere que el pueblo cumpla su parte. Es decir, no acepta que debe morir, sino que el pueblo lo mate. Ill desea que Güllen acepte su destino también y lo condene a cambio de la cifra millonaria de Klara, quiere que el pueblo acepte su miseria moral a cambio de la futura estabilidad económica.
En definitiva, el grotesco comparte características con el teatro griego. Una de ellas, la que más se ve a lo largo de la obra, es la de la máscara social y relacionada a ella la incapacidad de aceptar los propios pensamientos y decisiones. Asimismo, la oposición masa-individuo se refleja en la relación entre Ill y Güllen. Se diferencia el deseo del pueblo, oculto por la máscara, y la vida de Ill, que se minimiza durante toda la obra, como si no compartiera la condición de ser humano. Finalmente, el pueblo e Ill aceptan sus destinos pero continúan utilizando la máscara frente a los periodistas.

16 de mayo de 2017

La oposición apariencia-realidad en Medea de Eurípides.

La tragedia griega está constituida por los mitos de esa civilización. Los autores trágicos se encargaron de darles forma a través de la tragedia misma, para poder presentarle al público una posibilidad de catarsis y expurgación de pasiones.
En este caso se va a analizar la tragedia Medea, de Eurípides, en relación a cómo se presenta la oposición apariencia-realidad, producida por el error humano o hamartía, a lo largo de la obra con diferentes personajes.
En primer lugar, en su conversación con Creonte, Medea asegura que está perdida, sin rumbo, completamente afligida. Medea utiliza una máscara al discutir contra el rey, para poder quedarse un día mas en Corinto. Su primer argumento es que ella no es tan mala como él cree, que en realidad es lo que la gente piensa de ella. Luego, hace de la patria su segundo intento. Por último, el argumento con el que convence a Creonte es el de los hijos. Medea asegura que está destruida y necesita buscar un lugar donde vivir por su prole. Lo que muestra al Corifeo, sin embargo, es diferente:
“Pues la mujer es medrosa y no puede aprestarse a la lucha ni contemplar las armas pero, cuando la ofenden en lo que toca al lecho, nada hay en todo el mundo más sanguinario que ella” (Primer episodio)

Incluso, luego del permiso de Creonte para permanecer en Corinto, Medea sigue pensando en la venganza y ahora comienza a planificarla.
En segundo lugar, en la discusión que Medea tiene con Jasón, en su primer encuentro en la obra, se ve quiénes son realmente ambos personajes y cómo utilizan las oposiciones de la tragedia. Por un lado, Medea se muestra como es: despechada y vengativa, totalmente diferente a como se mostró ante Creonte. En pocas palabras, muestra su lado real frente a Jasón. Mientras que este último, compensa su lado real con el de la apariencia, miente a Medea para justificar su realidad, se aprovecha del amor que Medea sentía por él para decirle que lo hizo por ella:
“[…] para que bien viviéramos sin carecer de nada […], para que en forma digna de esta casa se criasen mis hijos […]” (Segundo episodio)

Es decir, justifica sus actos con una máscara, ocultándole a Medea lo pedante y pretencioso que es. Además, Jasón le niega todo lo que hizo por él y se responsabiliza de la fama de la bruja. Mientras que ella, que por él se convierte en asesina de Pelias y de su propio hermano, acto que luego le cuesta el exilio, intenta hacer que él se de cuenta del abandono a ella y a sus hijos.
Por último, Medea aparenta una disculpa ante el héroe griego para ocultar sus verdaderas intenciones, es decir, hacer llegar los presentes envenenados a Glauce. Jasón ilusamente cree las mentiras de la heroína y esa fe es la que luego va a culminar con la muerte de la hija de Creonte y sus propios hijos:
“A dialogar me he puesto […] con estas reflexiones comprendí que era grande mi estupidez y absurdas mis iras. […] Cedo y reconozco que me equivoqué entonces y ahora es mejor mi idea”  (Cuarto episodio)

En este momento de la obra se da la ironía trágica, la paradoja o contradicción propia de la tragedia. Medea decide que sus hijos se queden con Jasón, pero en realidad, lo que tiene en mente, es asesinarlos luego de que lleven esos regalos al palacio, los cuales iban a condenarlos de todas formas. En el cuarto episodio, durante la disculpa, Medea hace pequeñas intervenciones en las que se habla a sí misma anticipando la consumación del hecho trágico y la peripecia:
[...] ¡Ay. cómo percibo algo de las desdichas que ocultas nos esperan! [...] ¡Ay de mí, qué propensa a las lágrimas estoy, qué miedo tengo! (Cuarto episodio)

En conclusión, la oposición apariencia-realidad define a los personajes y también a la esencia de la cultura griega: la oposición equilibrio-desequilibrio. Cuando se produce la hamartía, es decir, cuando Jasón deja a Medea por Glauce, el equilibrio se desestabiliza, lo cual hace que la apariencia entre en escena y con ella el lenguaje que miente, la utilización de la máscara y el encubrimiento de la realidad. Para retornar al equilibrio, deben darse el hecho trágico, en este caso el asesinato de los hijos de Medea, la muerte de Creonte y la de Glauce. Por último, se manifiesta el cambio de suerte o peripecia de los personajes: mientras que Jasón está completamente destruido por la pérdida de sus hijos, Medea sale de escena en su carro alado, dando cuenta de la posición en la que ella se encuentra.  La obra se enriquece gracias a la oposición, ya que hace que la tragedia cumpla su objetivo: que el espectador se halle en los personajes y equilibre las acciones y los pensamientos con el fin de no cometer los mismos errores.

10 de mayo de 2017

Informe: ¿Qué ideas nos ayudarían a pensar mejor?


La página web edge.org dio una clara, pero a la vez compleja consigna a varios pensadores y científicos. Se les pidió que reflexionaran qué ideas o conceptos nos ayudarían a pensar mejor. Dentro de más de trescientas respuestas, se destacan algunas que se desarrollarán a continuación.
Kevin Kelly, editor y autor, entiende que el fracaso es un método que ayuda a pensar mejor. Sugiere que a la hora de idear se deben tener en cuenta las posibilidades del fracaso y el triunfo a la vez. Una idea relacionada con intentar y fracasar es la de Roger Schank, quien explica que hay que clarificar el concepto de experimentar, ya que todos lo hacemos todo el tiempo, no sólo los científicos. Por ejemplo, cuando probamos una comida nueva, comenzamos a hacer una actividad nueva o cambiamos el orden de nuestros muebles. El psicólogo afirma que las cosas que ocurren pueden comprenderse mejor si se considera que cada aspecto de la vida es un experimento. El director del Centro de Neurobiología y Psiquiatría de la Universidad de California, Samuel Barandes, tiene una respuesta que puede relacionarse con las anteriores: aceptar que somos únicos como personas, pero ordinarios como seres humanos, puede enriquecer la experiencia a la hora de pensar y vivir. Al ser únicos como personas, los experimentos que hagamos en nuestra vida cotidiana van a ser pruebas diferentes para cada uno.
El autor Nicholas Carr sostiene que la información no es conocimiento, ya que este último se conecta con nuestra memoria a largo plazo: una vez que la información se aloja allí se convierte en saber. Informarse sobre las capacidades cerebrales para controlar el flujo de información diario, ayudaría a pensar de una manera más clara. Esto último se enlaza con la idea de Don Tapscott, un conocido escritor y empresario canadiense, quien explica que el cerebro es maleable, por lo tanto, plantea que se puede diseñar como se piensa, recuerda y comunica. Además, sugiere que en vez de llenarle la cabeza de datos a los chicos en los colegios, se les enseñe “gimnasia mental”.
Douglas Rushkoff afirma que mirar no es ver: el hecho de que podamos mirar, no significa que realmente estemos observando. Afirma que “si el concepto de que las tecnologías tienen sesgos (y nos imponen una determinada visión) se convirtiera en conocimiento común, podríamos entonces empezar realmente a usarlas consciente y deliberadamente”. Se debe comprender que las tecnologías nos limitan dentro de sus funciones y no son neutrales.
El científico Matt Ridley responde que la clave del éxito de los humanos no es la inteligencia individual, sino la colectiva. Esta idea se relaciona con la de los descubrimientos caleidoscópicos de Clifford Pickover, que se refiere a la simultaneidad en los conocimientos y hallazgos en el mundo. Da como ejemplo el caso de Charles Darwin y Alfred Wallace, dos naturalistas británicos que desarrollaron la Teoría de la Evolución al mismo tiempo en lugares diferentes, entre otros. Concluye con que si esto se enseñara en los colegios, se disfrutaría más el fruto del trabajo y no el haber ganado la carrera de la coincidencia.
En conclusión, todos coinciden en que debemos aprender más cosas para poder pensar mejor: nunca son suficientes las herramientas, los conceptos y conocimientos. Algunos enfocan su respuesta hacia la educación sobre instrumentos cognitivos y tecnológicos, como Rushkoff y Tapscott. Pero por otro lado, un grupo apunta a la prueba y el error, como Kelly y Schank. Por consiguiente, un poco de cada una de las ideas, sin duda, ayuda a tener las cosas claras en mente. El ser humano necesita un poco de todas estas respuestas, una combinación de estas, para poder pensar mejor.

9 de octubre de 2016

El derrame en el Golfo de México: seguimiento periodístico.


El 20 de abril del año 2010, la plataforma Deepwater Horizon, que se encontraba perforando el pozo Macondo en el Golfo de México, explotó y se hundió, dos días después, junto a 2,5 millones de litros de petróleo. Es considerado el mayor derrame de la historia de EEUU, desde el de Exxon Valdez en Alaska del año 1989. En el hecho fallecieron 11 trabajadores de la empresa petrolera BP. La empresa estimó en su momento un derrame de 800.000 litros diarios de petróleo. Un mes después, en los informes, se confirmó que se derramaron en promedio 1,9 millones de litros diarios. Dos meses después del desastre, se conoció que en total se habían derramado, hasta el momento,  6,4 millones de litros de crudo, equivalentes a un desastre de Exxon Valdez cada 8 o 10 días. En julio del 2010, BP detuvo el derrame e inició pruebas de integridad, que al finalizarse darían paso a la instalación de dos pozos de alivio. En el informe de fallas de BP de septiembre, la empresa dijo que fueron muchas fallas las que causaron el derrame: mecánicas, malas decisiones humanas, problemas de diseño de ingeniería y dificultades operativas. Sin embargo, Transocean, empresa suiza operadora de la plataforma, argumentó que la falla principal fue el diseño de un pozo defectuoso por parte de BP. Para noviembre de ese mismo año, investigadores estadounidenses afirmaron que hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs) se propagaron en las profundidades en un radio de 13 km. Estos químicos tóxicos causarían, según la investigación, muertes de animales y cáncer en los humanos a lo largo del tiempo. Además, se conoció que de los restos del petróleo se formó una especie de plancton de la cuál se alimentaron cangrejos, mejillones, almejas y camarones. Mas de un año después, en septiembre del 2011, un reporte de EEUU denunciaba culpable a BP de 21 de 35 causas directamente, y una culpa compartida en 8 de las 14 restantes, con Transocean y Halliburton, empresa responsable del sellado del pozo. Principalmente, se afirmaba que BP había ahorrado costos y esto había causado la explosión y el posterior derrame de la plataforma. A fines del 2012, BP se declaró culpable de 14 delitos, entre ellos: la muerte de los 11 trabajadores y de proceder contra las leyes ambientales locales. Un funcionario de alto rango de la empresa fue acusado de esconder información y mentir en la investigación. Se multó a BP por 4.500 millones de dólares, pago que podría concretarse entre 5 y 6 años. 
El desastre produjo consecuencias terribles para la fauna y flora de la zona. Los recursos hídricos tambien se ven afectados hasta el día de hoy y los daños son prácticamente irreversibles. 24 km2 recibieron imacto severo, mientras que, 148 km2 fueron impactados moderadamente. La actividad pesquera de la zona se vio paralizada durante muchísimo tiempo. Además, muchas especies animales que entonces estaban en peligro de extinción se vieron doblemente amenazadas. Los químicos utilizados por BP para diluir el crudo no son seguros para la fauna marina, ya que se acumulaba en sus tejidos. Los estados mas afectados fueron Louisiana, Mississippi, Florida y Alabama.